Tuesday, July 13, 2004

De cuando los hombres usaban cachiporra y las mujeres hacian ding dong

El lector Martín Villalba escribe:



“Creo que a la advertencia legal de Spider-Man habría que agregarle, además, lo siguiente:



“La comisión directiva advierte además que aquellos infantes que no se asustaren ante la aparición del ya mencionado doctor (Octopus) se dedicarán, en cambio, a hinchar a favor del superhéroe arácnido dándole en todo momento instrucciones precisas de como actuar (que serán obedecidas de manera puntual por el elenco), tales como ‘cuidado ahí’, ‘saltá’ e Incluso ‘leéme!’, esta última probablemente dedicada no al personaje en cuestión sino a sus padres, quienes habrán tenido previamente la precaución tanto de elegir la única función subtitulada de todo el cine como de sentarse al lado suyo. En compensación, el menor ofrecerá de manera gratuita (y a viva voz) el servicio de ‘explicación argumental’, haciéndole saber a usted lo que pasa en todo momento, incluso aún cuando Ud. ya lo hubiera entendido desde un principio."